TRANQUILIDAD (Escrito por kendra)
TRANQUILIDAD El cielo parece terciopelo negro, sobre él estan salpicadas... miles de estrellas. Perlas de la noche, compañeras de la...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1921
- En el foro: 2614
- Usuarios Online: 59
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos

Sierras

Autor/a: jrma
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 08/08/2014
Leído: 1269 veces
Comentarios (0)
Valoracion de la obra: 10

Paisaje

José Ramón Muñiz Álvarez

“DETRÁS DE AQUELLA SIERRA

QUE ESCONDE LAS

QUEBRADAS”

(Poema prosístico)

 

          Detrás de aquella sierra que esconde las quebradas, la brisa bostezó en el horizonte que quiso, dibujando un raro rizo, beber en los dorados de la aurora. El sol voló feliz, y, al ver sus resplandores, los bosques que admiraron la alborada brillaron por detrás de esa neblina que cubre las mañanas perezosas. Y, al ver las viejas cumbres y valles apartados, el alba despertó un corcel hermoso, rasgando las cortinas y silencios de aquella noche triste y sin estrellas. Y hallando su reflejo sobre el paisaje helado, la helada se deshizo lentamente, vencida, malherida por las luces que quiebran los cristales de la noche. Pues, siempre que amanecen los brillos de la aurora, la escarcha se consume, se consume la llama del granizo, sin apuro, para durar, quizás, unos instantes.

          Entonces, los que duermen despiertan de su sueño, y, oyendo los rumores de la vida, parecen despertar, tornar al mundo, dichosos de la cárcel de sus sábanas. La cárcel siempre bella de sábanas y mantas donde olvidar el frío de los prados, donde olvidar el frío de los montes, donde olvidar el frío de los vientos. Y siempre los granizos descienden con dureza, queriendo el alboroto repentino en los cristales claros de la casa, si no es que las persianas los esconden. Pues suelen las persianas querer que los amantes no sufran, tras las horas de rebato, la luz que los despierte y los levante del sueño que da calma a sus fatigas. Y, mientras otros aman, recorro los caminos y siento que la brisa me acaricia con ese soplo helado que acostumbra, con un aliento triste y melancólico.

          Es ese aliento triste y acaso melancólico que dicta los secretos del paisaje lo que hace que los árboles susurren palabras que el espíritu comprende. Es ese aliento alado que corre por los aires y grita, con el hielo que lo puebla, dejándonos saber ese destino que se hace doloroso al que camina. Pues no querrá la vida seguir en la hojarasca callada de los altos castañares, tampoco en el hayedo de la zona, y menos en los robles centenarios. La muerte los avisa con el color alegre que tejen los otoños a la espera de inviernos de durezas ancestrales que no recordarán los que no viven. Y el mármol blanquecino nos brinda su pureza con vana presunción, cuando pronuncia los raros epitafios, los escritos labrados por la mano del artista.

 

2009 © José Ramón Muñiz Álvarez

 

RRR

 






Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...