MIEDO A CRECER (Escrito por gena)
Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE ...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1921
- En el foro: 2614
- Usuarios Online: 63
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos

La crisis, el trabajo, la energía y Spider Man

Autor: diego almansa ortega
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 06/10/2013
Leído: 1467 veces
Comentarios (0)
Valoracion de la obra: 7

Del autor de "Diferencias entre la especie humana y la animal" aquí tenéis otro monólogo humorístico y satírico sumamente divertido, e incluso altamente educativo. No te lo pierdas. Sólo lee hasta que te aburras.

Hola a todos. Me llamo Diego, soy diplomado en Empresariales y llevo 10 años buscando trabajo. Ni que decir tiene que, con mis estudios, esto está más difícil que encontrar un cura ninja, que, aunque ambos llevan trajes parecidos, unos desaparecen tirando una bomba cuando les pillan in fraganti, y los otros prefieren que les caiga una bomba a que les pillen in fraganti.

El caso es que por muchas cosas distintas que he intentado nunca he conseguido un empleo, ni siquiera uno de enterrador en Navalmoral de la Mata; me lo quitó en última instancia un licenciado en Medicina. Me dijeron que él al menos se aseguraría de no enterrar a nadie vivo. Pero no se vayan a creer, yo también poseo un buen currículum. Tengo un F.P., una diplomatura, habló 4 idiomas: castellano, inglés escrito, inglés hablado e inglés oído. Lo que ocurre es que nunca he sido capaz de combinar los tres a la vez, si estoy escuchando lo que me dicen, luego no soy capaz de responder porque necesito por lo menos 1 minuto para pensar la traducción de lo que me han dicho, y para entonces ya he perdido el hilo de la conversación. En cualquier caso, lo de los idiomas no es imprescindible. Hasta se puede llegar a ser presidente del gobierno sin saber ningún idioma, ¡total, si los políticos, hablen lo que hablen, después nunca se entienden entre ellos!

Pero bueno, mejor dejemos por el momento a los políticos, que hablar de este tema me pone más nervioso que a Mick Jagger después de tomarse 7 cafés. Os sigo contando. También tengo informática a nivel de usuario, es decir, que cuando se me bloquea el ordenador sigo el procedimiento técnico habitual: sacudo la pantalla; ¡Que no se arregla…! Pues le doy al enter y al escape hasta hacer saltar la teclas; y, si tampoco lo arreglo, ese ya no es mi problema. ¡Vamos, que llamen a Bill Gates, que yo  ya más no puedo hacer!

Respecto a la experiencia, yo creo que tengo la suficiente: una vez rellené la declaración de la renta y me salió a devolver, y esto es más difícil que a una cajera del DIA se le olvide cobrarte la bolsa. Bueno, pues incluso con mis estudios, con mi F.P., con los idiomas y con mis conocimientos de informática, no hay manera de conseguir ni un puesto de sparring de Chuck Norris.

Mi madre me dice que fallo en la entrevista; que no visto bien; que con los vaqueros y con la camiseta de Halle Berry en Catwoman no caigo en gracia, pero yo un día fui con un smoking y un monóculo, y tampoco me dieron en trabajo, así que no creo que el problema resida en la vestimenta.

Otro de los motivos puede ser el que dice mi amigo Estanislao. Él opina que la única forma de conseguir un puesto de trabajo es por enchufe, pero lo he probado y tampoco me ha funcionado. Hace poco me presenté a una entrevista con 4 bolsas del Carrefour llenas de enchufes que había comprado en una tienda de montajes eléctricos,  nada más llegar se los vacié sobre el escritorio a un señor muy trajeado que había allí; y, la verdad es que quedó impresionado, pero me dijo que ni aún con los enchufes daba el perfil. ¡Vamos, si llego a saber que el trabajo tenía que ver con perfiles, me habría leído antes la biografía de Alfred Hitchcock! (que se ponía de canto al principio y final de las pelis y ya le aplaudían los críticos). Y después, ¡claro! Para aprovechar los enchufes decidí instalarlos en casa. Tocaban a uno por cada 20 cm. de pared, y, como no traían protector anti-niños, ahora estoy de juicios; se me han electrocutado el perro y dos sobrinos y  me ha demandado mi cuñado. ¡Eso sí, siempre tengo uno a mano para recargar el móvil!

Yo ya no sabía qué hacer. Quizás sea por mi mala suerte; porque he de confesar que tengo un poco de mala sombra. El otro día me salieron 3 fresas en la máquina tragaperras y, en lugar de darme premio, tuve que indemnizar al hostelero porque estaban infectadas de e-coli (la bacteria esa de los pepinos para quien le pille a pie cambiao). Mis amigos dicen que soy más gafe que si  Jessica Fletcher en “Se ha escrito un Crimen”, pues fuera donde fuera siempre se cometía un asesinato.

Total, que como no he encontrado trabajo y ahora el asunto está tan jodido, he decidido intentar entrar en el mercado laboral como autónomo. Acabo de alquilar un despacho en el centro de Madrid por 550 euros. Vamos, no es muy grande, tiene 3 metros cuadrados, lo justo para que me quepa la silla y el escritorio. El único problema es que cuando quiero mover el flexo tengo que abrir la puerta. Aún así, he empezado con ánimo. Todas las mañanas me tomo un café mientras me echo al hombro el sofá-cama de mi casa porque mi madre me ha dicho que me tome un café bien cargado para empezar con fuerza el día (y yo no soy quién para contradecirla).

Respecto al negocio que voy a montar, he escogido un sector vanguardista. Me voy a dedicar a ser asesor energético, que a los precios que se están poniendo la luz y la gasolina, esta rama va a ser más rentable que instalar una licorería al lado de la casa de Miguel Ángel Rodríguez (si hay algún americano en la sala le recomiendo que cambié Miguel Ángel Rodríguez por Charlie Sheen para entender el chiste). Además, ya tengo varias ideas de ahorro energético que plantearle al gobierno. Una de ellas la he pensado especialmente para ahorrar gasolina en los desplazamientos. Se trataría de instalar en los coches el sistema este de los cochecitos de juguete que los mueves un poco hacia atrás y salen disparados; pues trasladar esto a un coche real. Después les das 2 euros a 2 gorrillas para que te impulsen al principio de la autovía, y ya llegas hasta Navamorcuende sin gastar un duro en gasolina. El único problema sería que se cabrearían los grandes concesionarios como la Mercedes o la BMW, porque enseguida les adelantarían como marcas preferidas los Micro Machine o los Hot Wheels. La gente ya no presumiría de tener un Ferrari, dirían: “¡Joder, me he comprado un Hot Wheels por 30.000 euros que llega él solo desde Oviedo hasta Albacete!”.

Otra de mis ideas para el ahorro energético la he desarrollado en el entorno de nuestro hogar. Me he basado en la energía eólica, y consistiría en instalar en los alféizares de nuestras ventanas 10 ó 15 molinillos de estos que venden en la Feria, para que al menos nos saliese gratis tener luz en casa. ¡Eso sí, las calles iban a parecer el escenario de Barrio Sésamo!, pero mientras nos aparezcan erizos gigantes regando macetas o jodiéndole la mañana al panadero no creo que se quejase nadie.

Y también he pensado en fabricar electrodomésticos que funcionen por manivela. Sí, sí, como los organillos madrileños. Pero no pararía aquí la cosa, en lugar de la manivela intentaría adaptar el sistema a las ruedas estas donde corren los hamsters, de forma que con 8 ó 9 ratones bien alimentados podrías cubrir incluso el consumo de todos los aparatos. Lo único es que habría que tener cuidado por si viene el afilador, pues con el sonido ese suyo de la flauta aplastada: fiiuuu, fiiuuu, lo mismo los ratones lo confunden con el flautista de Hamelin, se van detrás de él, y te dejan sin poder ver la tele una semana.

Luego, en cuanto a la energía a nivel nacional, no entiendo la política que están siguiendo los expertos. Por ejemplo, están proyectando cementerios nucleares y ningún pueblo los quiere; ¡y eso que incluso les ofrecen dinero por instalarlos! Yo los instalaría hasta pagando; ¡si los residuos radioactivos son lo mejor que hay! ¡Son la materia prima para fabricar superhéroes! Tú te metes en una bañera llena de líquido verde radioactivo y, aunque no sabes el poder que te va a dar, siempre son cojonudos: magnetismo, súper fuerza, invisibilidad… ¡Claro pero esto es en EEUU! Aquí en España un baño radiactivo te podría convertir, por ejemplo, en un Súper Chapuzas; imaginaos a alguien que te arregle, en un par de horas, la cisterna del baño, la lavadora y la persiana. Si esto no es ser un superhéroe, yo ya no entiendo de superhéroes. ¡Vamos! Yo el verano pasado tuve que llamar a un fontanero, a un electricista y a un persianista, y no lo tuve todo arreglado hasta la vendimia. ¡Eso sí, ninguno me cobró el IVA! No te cobran el IVA pero te cobran el desplazamiento; que es más caro que desplazarse en limusina por Suiza.

Por otra parte, también he pensado en prestar servicios a la gente de a pie. Voy a impartir un curso para analizar ofertas de supermercado. Hoy en día, esto es un asunto muy importante, porque no hay Dios que las entienda. Para hacer un pequeño resumen, podríamos enumerar las siguientes: la oferta del día, el 50%, el 2x1, el 3x2, el 4x3, el segundo producto a mitad de precio, el “te descontamos el IVA”, los 3 euros de descuento por cada 40 euros de compra, el “compre 3 y le regalamos otro en su próxima compra”, el “combine 5 yogures de sabores y páguelos como natural azucarado”… En fin, un lío. Hoy en día, con todas las ofertas que hay, es más difícil hacer la lista de la compra que firmar una hipoteca sin que te engañe el banco. El mes pasado me pasé 3 horas haciéndola para ahorrarme 5 euros, que luego se me quedaron en 4 tras pagar las bolsas. Claro, después no me dio tiempo a hacer la comida y tuve que comer en un restaurante donde me soplaron 20 eurazos. Total, que al final perdí 3 horas para gastarme 16 euros de más. Y me supuso tal esfuerzo mental hacer esta lista de la compra, que por la tarde estaba tan cansado para jugar a la consola que perdí en la Copa Fifa con el Albacete en primera ronda.

Y me he reservado para el final la solución definitiva para acabar con la crisis. En un brote de inspiración he pensado que deberíamos imitar a los chinos; pero no me refiero a trabajar de lunes a domingo hasta que den la carta de ajuste, ni tampoco a piratear hasta las gomas de los calzoncillos, ni en añadir en nuestras peluquerías el servicio del “final feliz” (bueno, esto quizás sí). Pero no, no; me refiero a copiar su sistema bancario. Ellos han sacado todo su dinero de los bancos y se realizan los préstamos entre ellos mismos. De este modo se olvidan de la comisión de apertura, de subidas de tipos de interés, de domiciliar la nómina, de intereses por aplazamiento en las compras… Ellos no tienen letra pequeña. Está todo muy claro: si no lo devuelves te revientan la cabeza y problema resuelto. ¡Pero no te engañan!, te queda clara la operación. En cambio, con los banqueros no sabes por dónde te van a salir, son timadores profesionales, son como las pirañas, pero sin escrúpulos. Y, si os fijáis, ellos tampoco necesitan saber idiomas; no tenéis más que ver como habla Botín el inglés; ¡Vamos! Que hasta Ana Botella (la súper mujer de Aznar y por ello también presidenta de Madrid) lo habla mejor que él. Pero no importa, los banqueros ganan más que todos los que estamos aquí juntos, al igual que los presidentes de las multinacionales, o los políticos. Estos últimos, nada más sentarse en el sillón ya empiezan a acumular cargos, tanto en el ámbito laboral como en el judicial. Y después con 7 años cotizados ya tienen el 100% de la jubilación, ¡Mirad como para esto sí se ponen de acuerdo! Yo he llegado a la conclusión de que el problema tiene que estar en los trajes. Si os dais cuenta, todos los peces gordos llevan traje, y cuanto más caro y más feo, más capullos son. Por tanto, he deducido que quizás esta prenda sea como el uniforme negro de Spider Man, que era un simbionte extraterrestre que sacaba lo peor que había en él. Pues debe de ser algo parecido, creo que los trajes se apoderan del alma de la gente o algo así. Mirad sino a Urdangarin, a Bárcenas, a Mario Conde, a Berlusconi…etc, etc, etc, o a los funerarios, bueno, aunque estos últimos se dedican a hacer su trabajo mientras que el resto se dedica a hacer lo menos posible.

El caso es que yo ya no me fio de nadie que lleve traje. Yo los prohibiría, y lo sustituiría por el chándal, que se encuentra más desprestigiado que la ONU, el FMI, la OECE, o que la honestidad de Wall Street. Pero el chándal sí que saca lo mejor de nosotros mismos. Si no, no tenéis más que fijaros en lo bien que lo han hecho en los últimos años Luis Aragonés y en Vicente del Bosque. Por fin España ganó un mundial. Lo único malo es que yo hubiera preferido regalárselo a Alemania con tal de acabar con esta Crisis. Espero que se atraganten con ella todos aquellos que se están forrando con ella, aunque creo que estos tipo tienen estómago hasta para digerir un pastel de mierda de una mofeta de Fukushima.







Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...