Una mujer (Escrito por rolando)
UNA MUJER Una mujer en sueños mi sentimiento tira y vuelve apasionado mi cuerpo que suspira. ...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1921
- En el foro: 1778
- Usuarios Online: 126
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos

El bien y el mal (VIII Capitulo)

Autor/a: ElyParizot
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 14/10/2009
Leído: 2243 veces
Comentarios (6)
Valoracion de la obra: 2,5

No hay resumen

                           Sentimientos.

Octavo Capítulo.

 

Amanecía sobre la comuna de Ñuñoa e Isidora se despertaba radiante, aunque un poco cansada por la presentación de danza que había tenido la noche anterior. Sus ojos se dirigieron hacia donde se encontraba el florero con girasoles, los observó detenidamente por unos minutos, pensando en que estos se los había enviado Sebastian.

Se levantó de la cama al mismo tiempo en que Jazmín despertaba, fue hasta el tocador a darse un baño, regresó al cuarto a vestirse, después fue a levantar a Joaquín.

Al llegar a la cocina vio que Silvia se encontraba leyendo el diario Isidora, sacó una caja con leche y la depositó en un bol el cual después lo llenó de cereales y se lo sirvió a Joaquín y después preparó uno para ella.

Se sentó a servirse su desayuno e iba en la tercera cucharada, cuando Silvia se acercó para enseñarle el diario.

-¡Mira acá hay una foto tuya bailando!-dijo Silvia

-¿En serio?-dijo Isidora.

Joaquín se acercó a ver mientras Silvia les enseñaba la página del diario, donde aparecía la fotografía de Isidora y Matías bailando, en otras imágenes de la presentación de danza y una pequeña crítica sobre esta.

-¡Apareciste en el diario!-dijo Jazmín entrando en la cocina junto a las otras chicas.

-¡Si! ¡Ven a ver!-dijo Isidora.

Las chicas se acercaron a ver las fotografías en el diario donde aparecía la presentación de danza que había realizado Isidora, se sirvieron el desayuno, se levantaron de la mesa, se despidieron de Silvia y salieron de la Fundación, cuando iban saliendo del portón de la Fundación se encontraron con la señorita Paula Segura la cual felicitó a Isidora por su presentación.

-Vi en el diario las fotografías, de la presentación de danza. Te veías hermosa junto a tu compañero de baile.- dijo la señorita Paula.

-Muchas gracias señorita Paula. Y no se preocupe, por haber asistido, con el simple hecho, de que me felicite para mi es suficiente.- dijo Isidora.

Se despidió de la señorita Paula y junto a Jazmín y a Joaquín, comenzaron a caminar. Fueron a coger el metro, dejaron a Joaquín en su respectivo colegio y después se dirigieron rumbo al Instituto.

Cuando llegaron al el e ingresaron a su respectiva sala Isidora y Jazmín,  fueron a sentarse en su puesto, un grupo de chicos y chicas, se acercaron a Isidora a felicitarla por su presentación de la noche anterior. Uno de ellos sostenía el diario en sus manos y les enseñaba a todos los que se encontraban alrededor, las fotografías de la presentación de danza de Isidora. De repente en la sala entró Sebastian, vio al grupo de chicos y chicas reunidos alrededor de Isidora, pero los ignoró y fue directamente a sentarse a su puesto, auque de vez en cuando miraba hacia el lugar donde se encontraba Isidora, la cual al ver a Sebastian, clavó fijamente su mirada en la silueta de el, pero sin observarlo fijamente a los ojos. Al verlo le costaba disimular sus sentimientos hacia el y sobre todo los deseos de levantarse de su asiento, caminar hacia donde se encontraba el y preguntarle si el ramo de girasoles habían sido un obsequio de el.

-¿Por qué lo observas? ¿Supongo que no imaginas que te va a venir a felicitar, por tu presentación de anoche?-le dijo al oído Jazmín.

-¡Por supuesto que no! Tan solo estaba pensando, por que se encontraba anoche en el Teatro Municipal.- dijo Isidora en un susurro.

-Seguramente para arruinar tu presentación de danza, pero no lo hizo.- dijo Jazmín.

-Tal vez solo quería ver la presentación y no hacer nada malo.- dijo Isidora.

-¡Es el exponente del mal te odia! Por lo tanto buenas intenciones, no puede tener buenas intenciones, ni mucho menos hacia a ti. Así que mejor deja de mirarlo.- dijo Jazmín.

Isidora hizo caso de lo que le había dicho su amiga y dejo de observar a Sebastian y continuó charlando con los chicos y chicas, que se encontraban alrededor de ella. Lo cual duró tan solo unos minutos ya que entró el profesor para realizar la clase de matemáticas y los chicos y chicas se aparataron de ellas y regresaron a sus respectivos puestos.

Durante la clase Isidora resolvió un par de ejercicios, ya que su mente se encontraba completamente ocupada, con la idea de si Sebastian le había enviado aquel ramo de girasoles. Debajo de la mesa le tiritaban las piernas y sus ansías de levantarse e ir hacia donde, se encontraba Sebastian y preguntarle si ese ramo era un obsequio de el o no, eran cada vez más fuerte. Tanto que Jazmín, la observaba con curiosidad y no comprendía por que se encontraba en tal estado, cuando sonó el timbre del recreo, para Isidora fue prácticamente una bendición, salir al patio a relajarse le haría bastante bien.

En el patio del Instituto se sentaron, sobre el césped a conversar, y a comer unas barras de cereales, que había traído de la Fundación, de repente Sebastian pasó por al lado de ellas y observó a Isidora con expresión de querer hablarle, pero simplemente siguió caminando rumbo al tocador de hombres.

-¿Qué es lo que quiere? ¿Acaso piensa atacarte acá frente a tantas personas?-dijo Jazmín.

-Dudo, que exponga al peligro a tantas personas inocentes.- dijo Isidora.

-Es el exponente del mal. ¡Es capaz de todo!-dijo Jazmín.

-Jazmín no seas así. Nosotras no tenemos conocimiento, de lo que el es capaz de hacer o no.- dijo Isidora.

-¿Por qué lo defiendes?-dijo Jazmín.

-¡No lo defiendo!-dijo Isidora.

-Si lo defiendes, de hecho hablas como si te gustara.- dijo Jazmín.

Isidora no pudo evitar sonrojarse al oír esto, mordió fuertemente la barra de cereal que se encontraba comiendo, antes de responderle a Jazmín.

-¡No digas estupideces! ¡Yo soy la novia de Diego!-dijo Isidora.

-Lo se.- dijo Jazmín.

-Entonces por favor, no insinúes ese tipo de cosas.- dijo Isidora.

Sonó el timbre anunciando que debía regresar a clases, las chicas se levantaron del césped y comenzaron a caminar rumbo a la sala. Cuando iban entrando a la sala, se percataron de la presencia de Sebastian detrás de ellas, Isidora se puso muy nerviosa y caminó rápidamente hasta su puesto, evitando mirar al exponente del mal.

Las clases se dieron concluidas por aquel día, Jazmín le dijo a Isidora que Silvia le había pedido, que por favor fuera a comprar algunas cajas de leche para la Fundación, así que iba a pasar al supermercado, por lo tanto Isidora, debía ir sola a buscar a Joaquín.

 Llegó hasta donde se encontraba el colegio y cuando fue por el, algunas madres de los compañeros de Joaquín se acercaron, para felicitarla por su presentación de danza. Isidora muy agradecida, recibió todos los elogios, que provenían de las diferentes, madres del establecimiento donde estudiaba Joaquín y esta situación fue completamente inesperada para ella.

Al regresar a la Fundación junto al pequeño vio que Silvia, se encontraba limpiando el piso de la cocina, con desinfectante, al ver a Isidora y a Joaquín, dejó  de limpiar, se lavó las manos en el lavaplatos y les sirvió el almuerzo a los chicos. Esta vez había cazuela de almuerzo junto a delicioso zumo de ciruela, los chicos comenzaron a servirse el alimento, cuando apareció Jazmín, sosteniendo en su mano derecha una bolsa plástica,  donde llevaba las cajas con leche. Le anunció a Silvia que había comprado la cantidad de cajas de leche que ella le había pedido, Silvia le agradeció el gesto y le pidió a Jazmín que colocara las cajas con leche en el congelador.

En la cocina irrumpió la señorita Paula Segura, la cual fue a darle un mensaje a Isidora.

-Tu novio Diego, está al teléfono desea hablar contigo.- dijo la señorita Paula.

-Gracias, señorita Paula. Voy en seguida.- dijo Isidora levantándose de la mesa.

Después de entregarle su plato vacío a Silvia, Isidora caminó hasta donde se encontraba el escritorio de la señorita Paula y atendió el teléfono.

-¡Mi amor! ¿Cómo estás?-dijo Diego.

-Un poco cansada por la presentación de danza de ayer. Pero a la vez muy feliz, he recibido muchas felicitaciones.- dijo Isidora.

-¡Te lo mereces!- dijo Diego.

-¡Gracias!-dijo Isidora.

-Mi madre no pudo ayer a tu presentación de danza, por cuestiones de trabajo, pero no me deja de preguntar, por tu presentación de danza. Así que Constanza y yo le relatamos cada detalle de tu presentación. Y se puso muy feliz con tus fotografías en el diario, te manda muchas felicitaciones.- dijo Diego.

-Dile que muchas gracias y que no se preocupe por no haber asistido a mi presentación de danza ya que yo comprendo sus motivos.- dijo Isidora.

-Se lo diré. ¿Hoy día durante la tarde tienes algo que hacer?-dijo Diego.

-No estoy libre.- dijo Isidora.

-Te agradaría ir conmigo, a un café que se encuentra acá en la comuna de Providencia, que es donde yo vivo.- dijo Diego.

-¡Claro que si!- dijo Isidora.

-Te pasó a buscar en mi automóvil, en una hora más.- dijo Diego.

-De acuerdo. Me iré a cambiar de ropa, para esperarte.- dijo Isidora.

-¡Te quiero!-dijo Diego.

-Yo también.- dijo Isidora.

Colgó el teléfono, le dio las gracias a la señorita Paula por avisarle del llamado y subió corriendo la escalera. Primero fue  hasta donde se encontraba el tocador, para lavarse los dientes y después fue hasta su cuarto, abrió su armario revisó toda la ropa que tenía colgada y escogió un vestido de color rosado, que le llegaba hasta las rodillas, se ubicó tras el biombo para colocárselo, se recogió el cabello, se estaba terminado de maquillar cuando sintió que sonaba la bocina del automóvil, de su novio. Se asomó al balcón y vio que su novio asomaba su cabeza desde la ventana, de su automóvil y le hacía señas a Isidora para que bajara, la chica le gritó a su novio que la esperara unos minutos.

Isidora salió del balcón, regresó a su cuarto y terminó de maquillarse, recogió su bolso, salió de su cuarto, caminó por el pasillo, bajó la escalera, se despidió de las chicas, las cuales se encontraban charlando, en la sala de estar. Salió de la Fundación y caminó hacia donde se encontraba estacionado, el automóvil de su novio. Diego se encontraba esperando a su novia, afuera de su vehículo, la besó en los labios y abrió la puerta del copiloto, para que entrara.

Diego se subió a su automóvil, encendió el motor y comenzó a conducir, se dirigieron de la comuna de Ñuñoa hasta la comuna de Providencia, mientras charlaban por el camino.

Llegaron hasta donde se encontraba el café y Diego estacionó el vehiculo, se bajó del automóvil, le puerta a su novia y comenzó a caminar de la mano con ella rumbo al café.

Entraron al local, el cual contenía un centenar de mesas de forma circular, con sillas de color café y un servilletero sobre cada una, por el lugar había una gran cantidad de meseras y meseros con un delantal blanco y con una libreta del mismo color en mano.

Diego e Isidora escogieron una mesa, que se encontraba en la parte centro del café, para sentarse. Inmediatamente se acercó una mesera a ellos, para pedir su orden.

-Las damas primero.- dijo Diego.

-Yo quiero un capuchino, con un trozo de torta de chocolate.- dijo Isidora.

-Y yo quiero un chocolate caliente con un trozo de pie de limón.- dijo Diego.

-En seguida, les traigo su orden.-dijo la mesera.

-Es bello este café, nunca antes lo había visto.- dijo Isidora.

-Lo inauguraron, hace un mes. Y quería venir contigo, por supuesto. Como hoy no tengo clases en la Universidad, te quise invitar y para que también estuviéramos solos por una par de horas.- dijo Diego.

-¡Siempre tan considerado!-dijo Isidora. Mientras que en su mente pensaba, que ese tipo de detalles hacían, que ella a pesar de no amar a Diego no lo quisiera dejar.

Apareció la mesera con una bandeja trayendo la orden, el sirvió a Isidora el capuchino y el trozo de torta de chocolate que había ordenado y a Diego el chocolate caliente y el trozo de pie de limón que el había pedido.

Inmediatamente después de que la mesera se fue, Isidora y Diego comenzaron a charlar. Los ojos de la muchacha comenzaron a recorrer el café, revisando la decoración que tenía este, de repente se percató, que tres mesas, de donde ella se ubicaba, se encontraba Sebastian ocupando una mesa, bebiendo café y conversando animadamente con una chica.

La presencia de el la incomodaba, así que no pudo evitar colocarse nerviosa, le pidió permiso a su novio, para ir al tocador. Se levantó de la mesa se dirigió, hasta el tocador, pasó cerca de la mesa de donde se encontraba Sebastian, pero no se detuvo a observar, si este se había percatado de la presencia de ella.

El tocador de mujeres se encontraba tan solo a unos pasos del tocador de hombres. Entró en este había solo una chica, lavándose las manos en uno de los lavabos, después que la chica se marchó, Isidora se sentó en el suelo del tocador a pensar que hacía Sebastian en el mismo café que ella, se suponía que el vivía en la comuna de Las Condes, que se encontraba haciendo en la comuna de Providencia y quién era esa chica, por que decidió encontrarse con ella justo en el mismo café, en el que ella había tenido la intención, de pasar una tarde agradable junto a su novio. Le molestaba tanto que estuviera, con esa chica, tenía unos deseos enormes de ir a la mesa, donde se encontraba Sebastian y pedirle a ella que se marchara, pero que le pasaba no podía estar sintiendo celos, ni mucho menos del exponente del mal, algo como aquello era realmente estúpido.

Sintió que abrían la puerta así que se levantó del suelo y salió del tocador, regresó a sentarse con su novio Diego y comenzó a devorar lo que le quedaba de torta de chocolate. Su novio le hablaba sin cesar, pero ella no escuchaba nada, ya que toda su atención se encontraba centrada en Sebastian, comía violentamente la torta de chocolate, mientras veía que el exponente del mal, acariciaba el rostro de la chica, con la que se encontraba, esto la llenó de ira por dentro, las piernas le tiritaban sin cesar, acaso había olvidado tan pronto el ramo de girasoles, que le había enviado, si es que se las había enviado el. Sebastian comenzó a acercarse más de lo normal, a la chica con la que se encontraba, esto molestó profundamente a Isidora, la cual dio un gran golpe, con su mano derecha sobre la mesa, muchos clientes, se sobresaltaron al escuchar el golpe, incluyendo su novio Diego, Isidora con una fingida sonrisa, le dijo a su novio, que necesitaba ir al tocado, cuando se encontraba abriendo, la puerta de este escuchó una voz conocida.

-¿Estás celosa?-dijo Sebastian enarcando una ceja.

-¡No se de que hablas!-dijo Isidora.

-¡Tranquila es solo una amiga!-dijo Sebastian con una sonrisa.

Isidora prefirió no decir nada y entró al tocador dando un portazo. Se dirigió a unos de los lavabos, echó a correr el agua y comenzó a mojarse la cara. Como se atrevía acercarse a ella e insinuarle que se encontraba celosa, de que forma se percató, de lo que ella se encontraba sintiendo, pero a ella le parecía un descaro que el tuviera el valor de decírselo en su cara.

Salió del tocador y regresó junto a Diego, el cual siguió hablando animadamente, pero Isidora nuevamente no lo escuchaba, ya que le era imposible dejar de observar a Sebastian, el cual mantenía bastante distancia  de la chica con la que se encontraba. Isidora sintió que su novio, le sujetaba y acariciaba su mano derecha, la cual la mantenía sobre la mesa, pero no le importó necesitaba continuar observando lo que se encontraba haciendo Sebastian con aquella chica.

-¿Isidora mes escuchas?-dijo Diego.

-Si… O sea no disculpa, mi amor es que estoy un poco desconcentrada.- dijo Isidora volviendo a la realidad.

-¿Qué te sucede? ¿Te noto extraña, te sientes mal?-dijo Diego.

-Me encuentro bien.- dijo Isidora.

-De acuerdo. Lo que te estaba diciendo, es que este sábado hay una exposición de Arte Visual, en la comuna de Vitacura, y me enviaron una invitación, la cual es para dos personas. Y me gustaría saber si quisiera ir conmigo.- dijo Diego.

-Por supuesto.- dijo Isidora.

-Es formal. Así que tendrás que colocarte un vestido elegante. Le puedo decir a mi hermana Constanza que te preste uno.- dijo Diego.

-No es necesario. Tengo algunos ahorros, con los que puedo comprarme un vestido.- dijo Isidora.

-La verdad no deseo que gastes tus ahorros en un vestido.- dijo Diego.

-Descuida. De todas formas quiero un vestido elegante, así que no hay problema en que ocupe en mis ahorros en aquello.- dijo Isidora

 -Si tú quieres. Es a las diez de la noche, así que paso por ti después de la nueve de la noche.-dijo Diego.

-De acuerdo. Te espero el sábado en la noche.- dijo Isidora.

Sebastian se levantó de la mesa junto a la chica que lo acompañaba, al ver esto Isidora sintió el impulso de seguir a Sebastian.

-¡Vámonos mi amor!-dijo Isidora-

-De acuerdo.- dijo Diego llamando a la mesera.

La mesera se tardaba en venir e Isidora comenzaba a desesperarse, hacia un minuto Sebastian había cruzado la puerta del café con la chica, que lo acompañaba.

-¡Mi amor! ¿Puedes esperar a la mesera solo y pagarle la cuenta? ¡Yo te espero afuera! ¡Por favor!-dijo Isidora.

-Ningún problema.- dijo Diego

Isidora se levantó de la mesa y corrió hasta la puerta, salió del café y vio que Sebastian se encontraba, sentado en un automóvil, conversando con la chica que lo acompañaba, Isidora los observaba con los brazos cruzados y con expresión de desaprobación. Sintió que Sebastian echaba a andar el automóvil, en el que se encontraban y comenzaron a avanzar y se fueron del lugar. De repente vio que su novio Diego se acercaba a ella, el le acarició el rostro, le sujetó la ano y comenzó a caminar con su novia, rumbo a su automóvil.

-¿No te agradó el lugar?-dijo Diego.

-Te equivocas. Aquel café es genial.- dijo Isidora.

-Es que te noté extraña. Como si no hubieses disfrutado, todo este rato que pasamos juntos.- dijo Diego con tristeza.

Isidora no soportaba ver a su novio con tristeza ya que era un chico tan bueno, en todo el tiempo que llevaban de relación, era tanto el amor, que el le había dado, mucho más del  que ella se merecía, así que no soportaba verlo infeliz y menos por culpa de ella. Así que para convencerlo de lo contario, lo besó efusivamente en los labios, Diego sonrió ampliamente ante esto y fue a dejar a su novia en la Fundación que vivía.

Al día siguiente después de asistir a clases en el Instituto, Isidora fue hasta una tienda de vestidos de la comuna de Ñuñoa.

Cuando entró a la tienda vio que había un centenar de vestidos colgados por todo el lugar, cada uno era más hermoso que el otro. Así que se le hacía bastante difícil escoger con cual quedarse.

Comenzó probándose un vestido color amarillo muy elegante, este le llegaba hasta el suelo y tenía un disimulado escote, después se probó uno de color lila que era bastante bello y así sucesivamente, fueron tantos los vestidos, que se probó que se le hizo de noche. Finalmente escogió un vestido de color verde, el cual le llegaba hasta el suelo y tenía un bello escote. Fue hasta donde se encontraba la cajera y de su bolso sacó parte de sus ahorros para pagar el vestido.

Salió alegremente de la tienda, comenzó a caminar por la noche y fue a coger el metro, en el cual había pocas personas, esto le agradaba bastante a Isidora ya que destetaba profundamente cuando el metro se encontraba repleto de personas.

Se bajó del metro y comenzó a caminar rumbo a la Fundación y vio que una chica, caminaba al frente de ella, por los rasgos que tenía la chica pensó que era Verena, Isidora siguió caminado y tropezó contra una piedra que había votada, al tropezar su bolso se cayó al suelo, así que se inclinó para recogerlo, mientras la chica que iba delante de ella continuaba caminando.

Después que recogió su bolso avanzó unos metros y vio que la chica, que estaba caminado al frente, de ella se encontraba paralizada y rodeada por cinco sujetos. Isidora observó fijamente a la chica y pudo ver que en realidad era Verena, uno de los sujetos, se acercó violentamente a Verena, para atacarla e Isidora dejó en el suelo su bolso y la bolsa en la que portaba el vestido que había comprado y lanzó un destello de luz, sobre el sujeto que había atacado a Verena, el individuo cayó al suelo y otro sujeto intentó a atacar a la chica, sin embargo Isidora volvió a lanzar un destello de luz, los demás sujetos al ver esto se asustaron de gran manera y prefirieron huir.

Isidora se acercó a Verena la cual se encontraba temblando en medio de la calle y la abrazó fuertemente. Sin embargo la chica se apartó violentamente de la princesa del bien, marcando una distancia entre ellas.

-¡Eres un fenómeno!-gritó Verena.

-¡Tienes razón soy fenómeno! Pero te lo puedo explicar, apenas entremos a la Fundación.- dijo Isidora.

-¡Aléjate! ¡No me hagas daño!-dijo Verena.

-Yo no estoy aquí, para hacerte daño, estoy para ayudarte. Ahora mejor entremos a la Fundación, antes de que regresen esos sujetos. Lo que me extraña es que hayan aparecido individuos como esos, en este sector, ya que acá este lugar suele ser muy tranquilo. Lo único que espero, es que esos sujetos no los haya enviado la persona que estoy pensando, por que va tener serios problemas si es así.- dijo Isidora.

Caminaron lo que faltaba para llegar a la Fundación y entraron a esta. Isidora le indicó a Verena que fueran a conversar a la cocina, la cual se encontraba desierta.

-¡Explícame lo que vi!-dijo Verena.

-De acuerdo. Yo soy la princesa del bien. Se que es difícil, de entender, pero es verdad. Me imagino que sabrás, que en este mundo hay dos corrientes muy fuertes, el bien y el mal. Existe una reina del bien y una reina del mal y ellos tienen representaciones en la tierra, me refiero a la princesa del bien y al exponente del mal. Y yo soy la princesa del bien y soy la encargada, de velar por este en la Tierra y de defenderlo. Las chicas, mi amigas, ellas son mis servidoras, para que sepas ellas son damas del bien, su misión es defenderme y ayudarme. Mis padres al saber que yo era la princesa del bien, me abandonaron, para ahorrarse los problemas, que esto les podría traer.- dijo Isidora.

-¿Cómo es la reina del bien?-dijo Verena.

-No lo sé. La verdad es que nunca la he visto, de hecho algunas veces he dudado de su existencia, pero yo siento que hay una presencia del bien mucho más fuerte que la mía y esta debe corresponder a la reina del bien.- dijo Isidora.

-¿Quién piensas que envió a esos sujetos a atacarme?-dijo Verena.

-El exponente del mal.- respondió Isidora.

-¿Conoces al exponente del mal?-dijo Verena.

-Si.- respondió Isidora con desánimo.

-¿Y como es?- preguntó Verena.

-Un sujeto detestable.- dijo Isidora.

-¿No te da susto conocerlo, saber quién es?-dijo Verena.

-Para eso estoy hecha Verena, mi misión es luchar contra el y contra sus servidores, así que no puedo sentir miedo.- dijo Isidora.

-¡Cuéntame más sobre el y sobre ustedes!-dijo Verena.

-Lo siento. Pero hay secretos que no puedo revelar. Te pido que por favor no le digas nada a nadie. Y necesito que me hagas un favor puedes dejar mis cosas en mi cuarto, entrégaselas a cualquiera de las chicas que te abra la puerta. Ya que ahora necesito ir al tocador.- dijo Isidora.

Salió de la cocina, subió la escalera y comenzó a caminar por el pasillo, rumbo al tocador. Entró en este, cerró la puerta y se afirmó sobre esta, cerró sus ojos para concentrar su mente e intuir donde se encontraba Sebastian, Isidora se pudo percatar que este se encontraba en su habitación, se concentró para aparecer en el cuarto de el.   

En menos de treinta segundos Isidora se encontraba en el cuarto de Sebastian, este se quedó muy sorprendido al verla.

El cuarto de Sebastian era enorme, poseía una cama muy extensa con un cubrecama de color café, un enorme mueble donde estaban ubicados la televisión, el reproductor de música y el reproductor de DVD, había un armario con dos puertas, el piso era de cerámica y las paredes de color azul.

Sebastian se encontraba sobre su cama y al ver a Isidora se levantó de esta, la chica enfurecida lanzó un destello de luz sobre Sebastian el cual lo hizo caer al suelo.

-¡Vaya que forma es esta de llegar a una casa que conoces! Sin previo aviso y atacando a uno de sus habitantes.- dijo Sebastian.

-¿Por qué hiciste eso?-gritó Isidora.

-¿Hacer qué?-dijo Sebastian.

-¡Enviar a esos hombres para que atacaran a Verena! ¡Se supone que tu me odias a mi, no involucres a personas inocentes en nuestra disputa!-dijo Isidora.

-Vaya la atacaron a ella.- dijo Sebastian.

-¡Claro que la atacaron! ¡Era eso lo que querías!-dijo Isidora.

-¡No eran para ella eran para ti! Ya que sabía que ibas a llegar de noche a la Fundación, por eso los envíe y seguramente se confundieron de chica.- dijo Sebastian.

Isidora quedó impactada al escuchar que aquellos sujetos eran para atacarla a ella.

-¿No saliste dañada?-dijo Sebastian

-¡Claro que no! Yo puedo defenderme. ¿Y por que te importa si tu intención es destruirme?-dijo Isidora.

-¡Por que te quiero! ¡Maldita sea! ¡Te quiero esa es la verdad!-dijo Sebastian.

-¡Tú no me quieres! Si me quisieras, no intentarías hacerme daño.- dijo Isidora.

-¡Acaso no entiendes que en mi naturaleza, esta la condición de hacerte daño! ¡Te quiero! ¡Y por eso te envíe un ramo de girasoles por tu presentación de danza! ¡Por que te quiero y por que te veías hermosa!- dijo Sebastian.

-¡Mientes!-dijo Isidora.

-¡No es verdad! ¡Te quiero y yo se que tu también me quieres!-dijo Sebastian.

-¡Basta! ¡Adiós!-dijo Isidora.

Desapareció del cuarto de Sebastian y volvió a aparecer en el tocador y se sentó en el suelo, para llorar. El la quería no lo podía creer, aparentemente dos seres que deberían odiarse repentinamente se encontraban enamorados.


Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15
HaeyIZK3U
jun29 a1Es genial! Aqued este1 el epoisdio que he generado con esa pe1gina (posteriormente traducido):La Escobilla del Water del bloggerpor Quatermain En el capedtulo del Equipo A de anoche, Hannibal tiene un viejo amigo que es un blogger. Pero su amigo tiene un problema grande: Un blogger rival trata de de hundirle el blog. Ademe1s, el rival le dio una patada en los huevos al primo de su amigo, y tratf3 de robarle una escobilla del water.El resto del equipo llega para ayudar. Murdock, se siente tremendamente atraeddo por la bonita muchacha que trabaja con el blogger, pero ella prefiere a M.A. Para complicarlo todo, el equipo este1 siendo perseguido por el presidente Zapatero. El Equipo A tiene una lucha con los hombres del blogger rival. M.A dice, Os voy a hacer picadillo . Annibal lanza a dos tipos por una ventana. Murdock consigue un ojo morado y M.A afan lo rompe todo.Pero el Equipo A es capturado cuando el jefe del blogger rival, el capite1n Nemo, saca a doce tipos que llevan uzis (mini-ametralladoras). El Equipo A es encerrado en un cuarto de baf1o. Murdock dice, Quatermain debe tener una solucif3n . Hannibal idea plan. Ellos construyen un deportivo rojo armado de batidoras minipiner.El Equipo A se escapa y entra en el territorio del capite1n Nemo, desarme1mdolo. Sf3lo quereda conquistar el mundo-, y la escobilla del water era la llave. se queja el capite1n Nemo cuando el Equipo A lo deja amarrado al presidente Zapatero. Me gusta que los blogs salgan bien dice Hannibal http://sgwnbfz.com [url=http://ullagniu.com]ullagniu[/url] [link=http://itzxidp.com]itzxidp[/link]
Autor: s8rhLZfWNP58 | Fecha: 15/12/2015 21:45:10

c7S7XLjJbDsR
Bij elkaar <a href="http://cmugeyvzc.com">opetlged</a> gedurende de hema dierenverzekeringinloggen levensduur van uw huisdier gesteriliseerd of gecastreerd.Volgende, herinner me om factor in de kosten van de dierenarts behandeling, zolangje een levenslange beleid aangekocht hema dierenverzekering inloggen voor uw huisdier ziek is geworden hebben.Volgende, herinner me om factor in de kosten van de jaarlijkse controles envaccinaties, alsmede een keer kosten als het krijgen van uw huisdiervoor basis-dierenarts zorg.
Autor: wQiOS3YJEz6 | Fecha: 13/12/2015 20:48:39

han45cEKq5oT
Estou gravando a novlea Gotinha de Amor em DVD todos os dias e estou colocando no Mediafire para Download, quem quiser saber como baixar e9 sf3 me enviar e-mail: http://pdptgymgahl.com [url=http://akmodu.com]akmodu[/url] [link=http://dvnxxi.com]dvnxxi[/link]
Autor: PsGyJVJt | Fecha: 12/12/2015 1:49:19

1395Bvs8Xp
Hi David,You could most certainly moifdy the Expect script above to change the password. You may need to tweak the script right after the login portion since we're checking for a specific version of software on the ES 460/470 switches. Instead of setting the time just change the commands to the following; cli password read-only readpass cli password read-write writepassJust replace readpass and writepass with whatever password you wish.Good Luck!
Autor: N0A1sq74J | Fecha: 09/12/2015 20:48:37

rY60vWnEImH
ai que saudade que tenho da premriia temporada dos rebeldes,ja tinha o binho mas ele ne3o era ninguem,fazia era grae7a,esse rebelde 2 da paia demais ne3o tem grae7a nem uma e uma pena,miguel e luci nao tem sentido algum dois psicopata..quem concorda da joinha..
Autor: CPajbTdefiWK | Fecha: 04/12/2015 14:59:53

el bien y el mal
<ADDRESS>pues  su  obra   es  muy  buena  aunque    el  enprinsipio parese  poema  pero les  saco un10
Autor: abigail | Fecha: 23/11/2009 22:01:41

Mostrar de en 15




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...